viernes, 6 de noviembre de 2015

Despedida de 7° A

Hace un año, el 30 de octubre, falleció Leandro, compañero del grupo de 7° A. Con los chicos pensamos en una despedida simbólica y cada uno compartió lo que sentía. 

El miércoles, nos reunimos en la Biblioteca y leímos "El pato y la muerte" de Wolf Erlbruch, es un cuento infantil que trata sobre la muerte delicadamente.





Luego, nos reunimos en el aula y se amplió en una red de ideas lo conversado en clase:
- La muerte, el ciclo de vida de los seres vivos.
- Desarmamos algunas concepciones previas: la muerte puede encontrarnos en cualquier momento, no selecciona edad, peso, color o raza.
- Creencias y culturas diferentes conciben a la muerte de formas distintas (Egipto: ritual funerario para los faraones, México: en el Día de Todos los Santos reciben la visita de sus muertos, Bolivia: mesada preparada para los que se recuerdan).
- Pensamos en lo vivido con nuestros seres queridos, y de anécdotas que recordábamos de los abuelos, cuando queremos a alguien, va a permanecer en nuestro corazón los mejores recuerdos. 

Cerramos con una frase de Santiago: "Con un libro tan emotivo, pudimos hablar de tantas cosas buenas".

 


Wolf Erlbruch 
Nació en 1948 en Alemania. Tras finalizar sus estudios universitarios en 1974 trabajó hasta 1990 como ilustrador autónomo en el campo de la publicidad. En los años ochenta comenzó a ilustrar libros infantiles. De 1990 a 1997 fue profesor de dibujo gráfico e ilustración. Actualmente trabaja como profesor de arte. 
Como ilustrador se dio a conocer en 1989 con el libro Del Topito Birolo y de todo lo que pudo haberle caído en la cabeza (con texto de Werner Holzwarth). Ha recibido numerosos premios, entre los que se cuenta el Premio Alemán de Literatura Juvenil. En 1990, con el libro Los cinco horribles, empezó a escribir textos él mismo. Sus textos e ilustraciones siempre tienen algo que ver con él, con su familia, sus conocidos o sus circunstancias. 
Wolf Erlbruch recibió un galardón especial en 2003 por el conjunto de su obra, el Premio Extraordinario del "Premio Alemán de Literatura Juvenil". En 2006 le fue concedido el "Premio Hans Christian Andersen". El jurado determinó: "Es un autor siempre juguetón, jovial y filosófico."